Buscar
  • Lucía Gonçalves

Una escala que casi termina con nuestro sueño

Actualizado: abr 13

Muchos conocen la historia de cómo llegamos a Nueva Zelanda, pero para aquellos que están desanimados por no haber obtenido la Working Holiday, quiero contarles que hay otras alternativas para venir, y si es lo que realmente desean tengan la confianza de que lo van a conseguir.

Refugio Frey - Bariloche

Nuestra odisea comenzó el 14 de octubre de 2015, fecha en la que aplicamos a la WH. Después de varios meses de leer, planificar y practicar, nuestro sueño se derrumbó de un segundo a otro: yo obtuve la visa pero Bruno no.

*

Después que se nos pasó la rabia y la tristeza decidimos no darnos por vencidos, íbamos a llegar a Nueva Zelanda como fuese. Así que pensamos que la mejor opción era que Bruno venga con visa de estudiante.

*

Un mes antes de nuestro vuelo, Bruno aplicó a la visa de estudiante y se la rechazaron porque su cuenta de banco no tenía suficiente antigüedad. La persona que le vendió el curso le aconsejó viajar como turista y volver a aplicar desde adentro de Nueva Zelanda ya que si aplicaba desde afuera y se la volvían a rechazar iba a ser muy difícil conseguirla. Por lo que seguimos su consejo y viajamos en esas condiciones.

*

Ansiosos y nerviosos, porque sabíamos que entrar como turista era un riesgo, partimos de Montevideo hacia Nueva Zelanda. Habíamos leído de algunas personas que al llegar al aeropuerto de Auckland habían sido devueltas a sus países pero nunca imaginamos que nos iba a pasar lo que nos pasó. Cuando nuestro avión tocó suelo chileno (en nuestra escala) escuchamos por los altoparlantes de la nave que le pedían a Bruno dirigirse a atención al pasajero: no podíamos más de los nervios.

*

En la oficina de Lan lo esperaban para tener una entrevista telefónica con Inmigración de Nueva Zelanda. Después de 45 minutos de conversación, su conclusión fue que no podía ingresar al país como turista con un curso de inglés pago, si quería estudiar en Nueva Zelanda tenía que reaplicar antes de ir.

*

Otra vez nos inundó la frustración y la desesperación, y ante semejante desilusión le pedimos a la funcionaria de Lan volver a Montevideo: el próximo vuelvo era al día siguiente a las 8 de la noche. Ya sin más fuerzas salimos en busca de un hotel en Santiago de Chile, que al día siguiente resultó ser un motel de mala muerte. Pero bueno, después tantas malas llegan las buenas.

*

La primera buena fue que teníamos familiares ahí, así que nos comunicamos para dejar nuestras cosas mientras decidíamos qué hacer. La segunda buena fue que la persona que le vendió el curso de inglés a Bruno estaba en Stgo. y nos dijo que vayamos a verla para ayudarnos. Después que hablamos con esa persona y nos tranquilizó un poco diciendo que volviéramos a aplicar, pensamos que era una buena idea no volver a Uruguay y quedarnos recorriendo Chile.

*

Más tarde fuimos a un shopping a cambiar dinero porque claramente no estaba en nuestros planes salir del aeropuerto, y por esas cosas del destino lo primero que vimos fue una oficina de Lan. Enseguida pensamos: ¿si preguntamos si es posible cancelar el vuelo a Mdeo. y cambiar el de NZ para más adelante? Y esta sin dudas fue la tercera buena, a las chicas de Lan habría que hacerles un monumento. Teníamos el check-in hecho para volver a Mdeo. y el vuelo ya estaba por salir, tuvieron que llamar a sistemas para cancelarlo porque ellas no podían hacerlo tan sobre la hora. Y pagando la multa no hubo problemas para cambiar nuestro pasaje a Nueva Zelanda para dentro de 1 mes.

*

Esa noche no dábamos más de cansados pero comenzamos a planear nuestro viaje por Chile ya que al otro día arrancábamos.

*

Después de 1 mes recorriendo Chile y la Patagonia Argentina, con la visa de estudiante aprobada en esta segunda instancia, ¡llegó el gran día! Pero no sin antes darnos un último susto: el pasaporte de Bruno estaba bloqueado. Por suerte llamaron a inmigraciones y se solucionó enseguida. Ahora sí no nos paraba nadie...

***

A veces no entendemos por qué la vida nos pone en situaciones tan complicadas, nos enojamos y queremos tirar todo por la borda, pero después que superás una situación de estas te sentís con toda la fuerza necesaria para lograr lo que te propongas.

Hoy, después de todo lo vivido llevamos varios años viviendo y disfrutando Nueva Zelanda.

Mira la galería de fotos de nuestro viaje

#newzealand #nuevazelanda #nuevasexperiencias #workingholidayvisa #viajar #viaje #viajeenpareja

739 vistas

¡Seguime en Instagram! @enelpaisdelanubeblanca

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

© 2016 by En el país de la Nube Blanca