Buscar
  • Lucía Gonçalves

Empezar de cero: conocé la historia de esta familia que dejó Uruguay para radicarse en Nueva Zelanda

Actualizado: abr 13

Alejandro Rattín (38 años, Ingeniero Agrónomo) y Luján González (35 años, Diseñadora de Interiores y ama de casa) son oriundos de Salto (Uruguay).

Familia Rattín-González

En enero de 2018 se contactaron con nosotros ya que estábamos de vacaciones en Uruguay y los invitamos a una charla que dimos en Salto.


Allí nos plantearon sus ganas de venir a Nueva Zelanda con sus dos hijos Santiago (9) y Alfonsina (5) y les dimos algunos consejos de cómo comenzar a planear su nuevo desafío.


Después de 1 año y 10 meses de aquella charla y ya instalados en Nueva Zelanda, le pedimos a esta valiente familia que comparta su experiencia con nosotros.


Antes de compartir su entrevista les contamos brevemente que Ale llegó en junio de 2018 y Luján con los niños en septiembre de 2018. Actualmente se encuentran trabajando en un Tambo (Dairy Farm) en el sur de Nueva Zelanda y los niños van a la Dipton School.


¿Qué los llevó a tomar esta desafiante decisión de mudarse con su familia a Nueva Zelanda?


Los motivos fueron por tema laboral; en los trabajos que teníamos la remuneración  no era la ideal, las expectativas de crecimiento no estaban y a futuro no se veían cambios. En Nueva Zelanda sabíamos que comenzaríamos de nuevo pero con la oportunidad de poder crecer. 


El segundo motivo y quizá tan importante como el primero fue la paz, la tranquilidad de salir a la calle de saber que todos estaríamos a salvo, aunque la palabra suene fuerte, LA SEGURIDAD. En nuestra casa y en todos los alrededores no se cierran las casas ni los autos y si pierdes algo se te es devuelto. Algo admirable y a lo que uno se acostumbra muy fácil. 

Ale, Santiago y Alfonsina en Bluff

¿Qué proceso siguieron para poder venirse?


Para poder venirnos primero estudiamos las opciones que teníamos, con miedos e incertidumbre igual decidimos aventurarnos. 


Primero vino Ale con visa de turista; cabe destacar que tiene a su primo viviendo acá desde hace 10 años y fue quién nos ayudó a quitarnos varias dudas y guió en el proceso acompañándolo desde que llegó. Después de conseguir el trabajo con posibilidades de crecimiento y la casa nos vinimos los demás. 


¿Cuáles fueron las dificultades que tuvieron para poder estar todos legal en el país?


Acá se complicó un poco el tema ya que no sabíamos que la ley había cambiado y alguno de los dos adultos precisaba ciertos requisitos y así obtener las visas para todos. Work visa, Partner visa y Student Visa para los niños. 


Después de 9 meses logramos conseguir las visas por 3 años, TAREA NADA FÁCIL ya que para poder soportar a una familia se necesita: unos de los dos adultos tener un nivel de estudios por así decirlo que llegue al nivel 4 o 5 de NZQA. Ale tradujo e hizo validar su título con el cual obtuvo un nivel 7, si alguien viene con algún título tiene que hacer eso, sugerimos contratar un/a adviser (persona que se encarga de todos estos temas) pero si la persona no posee ningún título y pretende obtener una Work Visa para traer a su familia es más complicado pero no imposible. Necesita comenzar a hacer cursos acá en Nueva Zelanda para obtener esos niveles y después poder obtener ese requisito. 


Lo segundo es obtener un puesto de trabajo por ejemplo de “segundo a cargo” en una Farm que le de posición y a la vez el otro requisito que es la cantidad de dinero que piden para así poder soportar a la familia.


¿Qué es lo que más y menos les gusta de vivir acá?


Lo que más nos gusta es... TODO. El paisaje para donde mires es hermoso. Las personas son amables y educadas, siempre atentas y sin ningún problema en ayudar, explicar y hasta a veces acompañarte. 


LA SEGURIDAD Y LA PAZ...IMPAGABLES.


El orden y la limpieza en todo. Podés ir tranquilamente a un baño público que los vas a encontrar impecables y hasta con música y papel. 


¡El respeto para todo y todos! Al medio ambiente, a las personas por supuesto y a los animales. Todo regido con reglas y a las que todos respetan , parece raro decir esto pero son cosas que quizás nosotros ya no estábamos acostumbrados. 


Lo que menos nos gusta es extrañar por supuesto. A los seres queridos y momentos juntos, los sabores y costumbres. 


¿Cómo fue la adaptación de los niños a un nuevo país, nuevo idioma y una educación distinta?


Los niños fueron los que más rápido se adaptaron. Uno como padre primero piensa en ellos y quizás es el “freno” al cambio pero en nuestro caso fue bárbaro. El idioma no fue impedimento para hacer amigos. Volvemos a destacar lo contenedoras que son las personas aquí que hacen de esto algo mucho más fácil. Ellos hablan mucho mejor que nosotros el inglés y se entienden perfectamente con sus nuevos amigos y maestros. 


La educación es un tanto diferente pero es cuestión de ir adaptándose como con todo lo demás (tarea no muy difícil ya que todo es tranquilo y sin estrés). 


¿Qué consejo le darían a las familias que están pensando en establecerse en NZ?


QUE SE INFORMEN, QUE SE INFORMEN, QUE SE INFORMEN. Hasta que no cambie la ley, que supuestamente va a pasar en 2020, los requisitos para las visas no son tan fáciles de conseguir. En nuestro caso la visa de uno de los adultos ”sostiene” la visa de otro y la de los niños. 


Después de eso, vale totalmente la pena el vivir en paz, rodeado de lugares, personas y valores bellos es para nosotros lo ideal. 

Familia Rattín-González en Bluff

¡Si te gustó este artículo no olvides compartirlo!


Si estás en Nueva Zelanda y te gustaría contarnos tu experiencia en el país no dudes en escribirnos :)

0 vistas

Sobre mí

Podría contarles quién soy de una manera muy aburrida, me llamo Lucía Goncalves, soy de Uruguay, tengo 27 años y soy Licenciada en Comunicación.

 

Leer más

 

© 2016 by En el país de la Nube Blanca