Buscar
  • Lucía Gonçalves

Cardrona: un pueblo con historia

Actualizado: 22 de oct de 2019


En la Isla Sur de Nueva Zelanda, a unos 45 kilómetros de Queenstown, se encuentra Cardrona, un pequeño pueblo surgido en la década de 1860.


Cardrona nació gracias a que cientos de mineros acudieron a la zona en búsqueda de oro, y en apenas tres años se desarrolló un establecimiento próspero pese a que el auge del oro ya estaba culminando. Una de las primeras construcciones del lugar fue el Hotel Cardrona, quien en sus comienzos ofrecía servicios de alojamiento, cantina y "taxis" tirados a caballo.


Más de ciento cincuenta años posteriores a su comienzo, Cardrona continúa siendo un establecimiento pequeño, los que se acercaron con el fin de encontrar oro se marcharon dejando solos a los trabajadores rurales. Pese a esto, es uno de los destinos más visitados de Nueva Zelanda por conservar su estructura antigua y al Hotel Cardrona casi tal cual como en sus principios, lo que hace que millones de turistas se acerquen no solo a visitarlo sino también a alojarse en él ya que sigue en funcionamiento y cuenta con un destacado restaurante.


Bradrona Bra Fence

A solo 2,5 kilómetros de Cardrona encontramos Bradrona Bra Fence, un extenso alambrado al costado de la ruta que conecta Cardrona con Wanaka, repleto de brasieres.


Según cuenta la historia, los primeros brasieres aparecieron entre la Navidad de 1998 y el comienzo de año de 1999, cuando cuatro turistas alojadas en el Hotel Cardrona se pasaron de copas y salieron a caminar. Estas cuatro mujeres decidieron colgar sus brasieres en el alambre llamando la atención de quienes pasaban por allí.


Los demás brasieres no tardaron en aparecer, aunque las autoridades locales ordenaron quitarlos porque distraían a los automovilistas que pasaban por el lugar. Aunque su decisión no tuvo mucho éxito ya que los brasieres volvían a aparecer una y otra vez que los quitaban.


Fue en 2006 que tomaron la decisión formar la cadena de brasieres más larga del mundo, pese a quedar cortos en cantidad, lograron juntar alrededor de $10.000 NZD para la caridad.


En la actualidad el lugar es denominado Bradrona y está asociado con la New Zealand Breast Cancer Foundation, quienes se acercan a visitarlo pueden dejar su donación en una pequeña caja.


¡Sin dudas que Cardrona aún tiene historias por descubrir!

#cardrona #hotel #pueblo #nuevazelanda #conocer #viajar

0 vistas

Sobre mí

Podría contarles quién soy de una manera muy aburrida, me llamo Lucía Goncalves, soy de Uruguay, tengo 27 años y soy Licenciada en Comunicación.

 

Leer más

 

© 2016 by En el país de la Nube Blanca